El Bosque de Ribera

La vegetación de ribera que acompaña a los ríos Guadarrama y Aulencia está compuesta fundamentalmente por sauces, chopos y fresnos que junto a álamos y olmos cubren las riberas y vegas del Parque.

Los bosques de ribera generan un ambiente fresco y umbrío en su interior que atenúa los rigores climáticos estivales, en contraste con los bosques y matorrales mediterráneos que los circundan. Son formaciones vegetales de elevada relevancia ecológica, puesto que cumplen funciones de gran importancia, estabilizando márgenes y orillas, mitigando los efectos de las crecidas y actuando a la vez como refugio y corredores naturales para la fauna. Si a todo lo anterior sumamos su alto valor paisajístico, comprenderemos la necesidad de conservar tan singulares ecosistemas.

La presencia de agua y humedad durante todo el año, la abundancia de alimento y las posibilidades de refugio que ofrecen los bosques de ribera, atraen a muchas especies animales, presentando por ello unos niveles de biodiversidad elevados.

Vegetación

Las saucedas, choperas, olmedas y fresnedas se disponen en bandas a ambos lados de la orilla en función de su requerimiento hídrico y de su tolerancia frente a las inundaciones.

Sauce (Salix sp)
Es un árbol grande, puede alcanzar hasta 25 metros de altura. Su corteza posee propiedades medicinales.

 

Olmo (Ulmus minor)
Es un árbol grande, puede alcanzar hasta los 30 metros de altura. Tanto la yema como la corteza poseen propiedades medicinales. Es una especie muy utilizada en la restauración de zonas húmedas y riberas debido a su desarrollo

 

Chopo (Populus nigra)
Es un árbol grande, puede alcanzar hasta los 30 metros de altura. Da cobijo a una gran cantidad de aves como mirlos, oropéndolas, pitos reales, etc. Tanto la yema como la corteza poseen propiedades medicinales.

 

Fresno (Fraxinus angustifolia)
Este árbol puede alcanzar una altura de 25 metros. Los hombres desde la antigüedad han desmochado los fresnos para dar de comer al ganado.

 

Sauco (Sambucus nigra)
Puede ser un arbusto muy ramoso o un pequeño árbol de unos 5 metros de altura. Sus hojas, frutos verdes y la corteza son tóxicas. Está incluido como de interés especial en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora de la Comunidad de Madrid.

 

Anfibios

Sapo partero (Alytes obstetricans)
Es de pequeño tamaño y aspecto rechoncho. Durante el invierno se esconde bajo tierra, hasta la llegada de la primavera, momento en que sale de su escondite para reproducirse. Las hembras no depositan sus huevos en una charca, el macho los transportará "enredados" en sus patas posteriores hasta el momento de la eclosión.

Sapillo pintojo (Discoglossus galganoi)
Endemismo de la Península Ibérica, de cuerpo estilizado y piel poco rugosa. Se alimenta principalmente de insectos y otros invertebrados como lombrices. Vive en lugares húmedos y con vegetación abundante, empleando charcos estacionales para poner los huevos.

Reptiles

Culebra de collar (Natrix natrix)
Ofidio de tamaño medio, con una coloración uniforme gris azulada. Su nombre hace referencia a una mancha en el cuello durante su etapa juvenil, que desaparece al llegar a edad adulta. Habita zonas húmedas cerca de arroyos, ríos o lagunas. Se alimenta principalmente de peces y anfibios.

Como el resto de culebras resulta inofensiva para el ser humano.

Galápago europeo (Emys orbicularis)
Es un galápago de caparazón oscuro, manchado con líneas amarillas y ligeramente abombado. También presenta motas amarillas en cuello y patas. Se alimenta principalmente de peces pequeños, insectos y larvas. Es fácil de observar en arroyos, lagunas y ciénagas.

Galápago leproso (Mauremys leprosa)
Su caparazón es aplanado de color pardo verdoso. Habita en aguas dulces y tranquilas. Se alimenta de pequeños peces e insectos.

Aves

Martín pescador (Alcedo atthis)
Es una de las aves de colores más llamativos de la Península Ibérica. Se suele posar en una rama sobre el río y cuando avista un pez se lanza como una flecha sumergiéndose en el agua hasta alcanzar la presa. En primavera hace sus nidos en los taludes arenosos cercanos al río, excavando profundas galerías en cuyo final realizará la puesta.

Abejaruco (Merops apiaster)
Llega a la Península Ibérica en primavera para criar, retornando a África al finalizar el verano. Es un ave de bellos y variados colores, que se alimenta de abejas y avispas, por este motivo tiene un pico largo y curvo que le facilita cazarlos en vuelo pero también quitarles el aguijón. Excavan sus nidos en taludes arenosos, pero a diferencia del martín pescador, los abejarucos crían habitualmente en pequeños grupos o colonias.

Mamíferos

Rata de agua (Arvicola sapidus)
Es un mamífero de vida anfibia. Habita las orillas de ríos y arroyos de aguas claras y transparentes siendo grandes nadadoras y buceadoras. Excavan madrigueras que utilizan como nido en la época de cría, además de como almacén de comida. Se alimentan fundamentalmente de frutos y de vegetación ribereña.

Peces

Boga de río (Chondostroma polylepis)
Es un pez de talla pequeña y de formas alargadas. La mayor parte del año se encuentra en aguas profundas, por lo que su observación resulta difícil, sin embargo durante el periodo reproductor realizan espectaculares migraciones río arriba desovando en aguas poco profundas.

Cacho (Squalius pyrenaicus)
Es endémico de la Península Ibérica. De tamaño medio, no llega a los 30 cm de longitud total. Es ágil y buen nadador, su reproducción tiene lugar en la primavera cuando deposita, en zonas poco profundas, los huevos fijándolos a las piedras o a la vegetación. Su población se encuentra en recesión debido principalmente a la contaminación de los ríos.