La Cañada Real Segoviana

La Cañada Real Segoviana es una de las grandes vías pecuarias peninsulares, una especie de autopista rural de 75 m de ancho que, a lo largo de más de 500 km llevaba los rebaños de ovejas merinas, en un viaje anual de ida y vuelta, desde los pastos de verano o "agostaderos", en las faldas de las montañas de la zona de Carabias -entre las provincias de Burgos, Soria y Segovia- hasta los pastizales de invierno o "invernaderos" en el Valle de Alcudia, al S. de Ciudad Real.

En la Comunidad de Madrid la Cañada entra por el Puerto de Somosierra, siguiendo primero una dirección aproximada N-S por municipios del valle del Lozoya. Entra en Miraflores de la Sierra en el antiguo Real de Manzanares, tomando un nuevo rumbo NE-SO, paralelo a la Sierra, por Manzanares el Real y Collado Villalba. Cruza el Guadarrama por el puente del Herreño y, tomando una nueva dirección N-S, pasa por Galapagar, Valdemorillo, Quijorna y Perales, para salir de la Comunidad de Madrid por Villamanta, rumbo a Toledo.

Por ella circulaban alrededor de 3 millones de ovejas merinas -introducidas en Al-Andalus por los benimerines marroquíes- que, mientras caminaban y pastaban iban afinando su lana de primera calidad.

Hoy, por estos caminos es muy reducido el paso de ganado, pero su protección nos permite la comunicación de los espacios naturales y ecosistemas y favorece el contacto del hombre con la naturaleza.

 

Los caminos del Parque Regional